box al dia - boxeo mundial

La polémica entre Canelo Álvarez y David Benavidez: Arabia Saudita descarta la pelea por exigencias económicas

Isaac Guerra

La reciente disputa entre Saúl “Canelo” Álvarez y David Benavidez ha llegado a un punto crítico, con repercusiones que van más allá del cuadrilátero. La guerra de declaraciones entre ambos púgiles ha sido el centro de atención en el mundo del boxeo, especialmente después de que se revelara que en Arabia Saudita, el jeque Turki Al Sheikh tenía la intención de albergar un enfrentamiento entre los dos.

Álvarez, consciente del interés saudí y de las posibles ganancias económicas que esta pelea podría generar, decidió jugar sus cartas de manera estratégica. A pesar de saber que la pelea sería altamente lucrativa, el Canelo optó por no aceptar el desafío de Benavidez en un principio, posiblemente para aumentar sus pretensiones económicas. En su lugar, decidió enfrentarse al ex campeón mundial, Jaime Munguía, un boxeador invicto, con la esperanza de que una victoria aumentara el interés en una futura pelea con Benavidez.

Fue entonces cuando Álvarez lanzó la bomba: exigir entre 150 y 200 millones de dólares por la pelea, una cifra que, según él, solo los árabes podrían pagar. Sin embargo, esta estrategia no salió como esperaba. Los organizadores saudíes no tomaron bien la actitud del Canelo, considerándola como una muestra de excesiva ambición. Como resultado, decidieron descartar por completo la posibilidad de organizar la pelea entre Benavidez y Álvarez, e incluso retiraron la opción de que el Canelo peleara en Arabia Saudita en el futuro.

Este desenlace ha dejado a muchos aficionados decepcionados, ya que la pelea entre Canelo y Benavidez era muy esperada y prometía ser un emocionante enfrentamiento entre dos grandes del boxeo. Ahora, con esta posibilidad descartada, la atención se centra en los próximos movimientos de ambos boxeadores, especialmente en las estrategias que seguirá el Canelo para mantener su posición como uno de los mejores libra por libra del mundo.

En última instancia, el gran beneficiado de este desenlace parece ser el promotor Sampson Lewkowicz, quien está actualmente en negociaciones avanzadas para presentar a David Benavidez en eventos en Arabia Saudita, aprovechando la juventud y el potencial del “monstruo” mexicano en tierras árabes.

La decisión de Álvarez de rechazar la pelea ha dejado claro que su enfoque está en asegurar las mejores condiciones económicas para sus combates, aunque esto signifique sacrificar oportunidades que podrían ser cruciales para su legado en el mundo del boxeo.