box al dia - boxeo mundial

Alerta en Tijuana: doctor Benjamín Sandoval da 30 días de suspensión a Michi Muñoz

El peleador fue terriblemente noqueado y convulsionó en el ring, mientras que Omar Chávez, el cual ganó, le dieron la misma suspensión médica

Isaac Guerra

El pasado viernes 31 de mayo, Omar Chávez, hijo del legendario Julio César Chávez, se anotó un impresionante triunfo por la vía del nocaut sobre Michi Muñoz Zavala a los 47 segundos del segundo asalto. La contundente victoria de Chávez, sin embargo, ha desatado una serie de preocupaciones sobre la seguridad e integridad física de los boxeadores.

Muñoz cayó desplomado y convulsionó en la lona tras recibir el golpe de Chávez. A pesar de la gravedad aparente de la situación, el médico del ring, Benjamín Sandoval, determinó que Muñoz solo necesitaba 30 días de descanso antes de volver a subir al ring. Este hecho ha suscitado polémica, ya que los criterios médicos generalmente dictan que un boxeador que ha sido noqueado de manera tan severa debería someterse a una evaluación médica exhaustiva antes de ser autorizado para pelear nuevamente.

Incongruencias Médicas y Falta de Criterios Unificados
Boxrec, la plataforma de referencia para el boxeo, registró el resultado de la pelea, y lo más sorprendente fue que tanto el noqueado Muñoz como el ganador Chávez recibieron el mismo periodo de descanso de 30 días. Este tratamiento equitativo parece ignorar la diferencia en las condiciones físicas y las necesidades de recuperación de ambos peleadores.

Según los criterios médicos internacionales, el médico que atiende a un boxeador debe revisar sus antecedentes antes de permitirle pelear nuevamente. Muñoz llegó a la pelea en Tijuana con 8 derrotas consecutivas, 7 de ellas por nocaut. Esta historia debería haber sido suficiente para que Sandoval ordenara exámenes médicos más rigurosos y considerara una suspensión indefinida hasta que se determinara su estado neurológico. La falta de una evaluación adecuada y la decisión de poder permitirle pelear de nuevo tras solo 30 días de descanso después de haber sido noqueado, y haber convulsionado frente a los millones de televidentes que vieron la pelea por Televisa el pasado viernes 31 de mayo, ponen en duda la responsabilidad del médico con 12 años de experiencia en el ring, pues de acuerdo a boxrec, el facultativo debutó como médico del ring en 9 de diciembre del 2012, en el Salón Las Pulgas, Tijuana, Baja California.

Preocupaciones sobre la Capacitación de Réferis
Además de las decisiones médicas cuestionables, la pelea también reveló deficiencias en la capacitación de los réferis. El réferi de la pelea entre Chávez y Muñoz fue el primer respondiente tras la caída de Muñoz, pero su respuesta demostró una falta de preparación en primeros auxilios. Ante la convulsión de Muñoz, el réferi debería haber mantenido sus vías aéreas permeables y colocado al boxeador de lado para evitar una broncoaspiración, algo que no hizo.

Falta de Estándares y Procedimientos
Este mismo réferi mostró su incapacidad en otro combate de la misma velada, donde el mánager de un boxeador tuvo que arrojar la toalla para proteger a su peleador, lo que provocó una reacción iracunda del réferi. Además, el réferi, que portaba una elegante hebilla de cinturón contraviniendo los estándares internacionales de vestimenta, suspendió al boxeador por 90 días, aunque la sanción fue reducida a 30 días tras la intervención del mánager.

La Necesidad de Evaluaciones Médicas Rigurosas
Afortunadamente, el caso de Muñoz no resultó en daños mayores, pero la posibilidad de daño cerebral está presente. Es imperativo que se le realicen exámenes neurológicos completos, incluida una resonancia magnética, antes de permitirle volver al ring. La falta de criterios médicos unificados y la preparación adecuada de los réferis ponen en riesgo la salud y la vida de los boxeadores, por lo que es crucial que la Fecombox y otras autoridades boxísticas revisen y mejoren sus procedimientos para proteger a los atletas.
Este incidente en Tijuana debe servir como una llamada de atención urgente para asegurar que la integridad física de los boxeadores sea la prioridad en cada pelea.
De antemano, Fecombox está por llevar a cabo el Tercer Congreso Médico en Orizaba, Veracruz, donde el anfitrión es el doctor Abraham Jarquín, quien se ha estado encargando de la logística del mismo, esperando una gran respuesta del gremio ya que cuentan con asesores de primera línea, entre ellos el réferi de la pelea de Omar Chávez ante Michi Muñoz, el cual fue invitado por el doctor Ricardo Monreal Molina como asesor hace un par de meses.

AUDIO, DOCTOR MONREAL PIDE ASESORÍA AL RÉFERI