Usyk superó a Gassiev para ser el indiscutible Campeón crucero

 Usyk superó a Gassiev para ser el indiscutible Campeón crucero

👤Ludo Saenz L. Luaces en Moscú, Rusia 🕔21.July 2018

El Campeón Mundial Crucero de la Organización y del Consejo Mundial de Boxeo (OMB y CMB, respectivamente), el ucraniano Oleksandr Usyk, se convirtió en el indiscutible campeón de las 200 libras del Torneo World Boxing Super Series (WBSS), al derrotar por decisión unánime al ruso Murat Gassiev, para arrebatarle las coronas de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y Federación Internacional de Boxeo (FIB), en el combate estelar de una súper cartelera que fue organizada este sábado por la empresa Patriot Boxing, en el Estadio Olímpico de Moscú, Rusia.

La demostración de Usyk fue contundente. Boxeo, golpeó, hizo un buen trabajo de piernas maravilloso, con una gran defensa, para imponerse sin discusión en las tres tarjetas de los jueces 120-108, 119-109 y 119-109, que lo convierten en el primer Campeón Mundial Unificado de peso crucero, en la historia de este deporte.

Ahí mismo, en suelo ajeno, Rusia, Usyk fue reconocido por los aficionados y recibió el Trofeo de Alí, de manos de la viuda de este peleador estadounidense, Lonnie Ali, en un acto lleno de mucha transcendencia para el boxeo.

Usyk se coronó en el WBSS de los cruceros, luego de tres victorias sobre el alemán Marco Huck en septiembre del año pasado, Mairis Breidis en marzo pasado y este sábado sobre Gassiev. En los tres combates, peleó en suelo ajeno, demostrando que no se achica ante la adversidad de los aficionados. En cambio, Gassiev derrotó al cubano Yunier Dorticos, en febrero pasado, para sumar a su título del CMB, la corona de la FIB.

EL DOMINIO DE USYK
En el primer round, Usyk comenzó la pelea boxeando, midiendo a Gassiev con su largo jab de derecha, tratando de imponer la distancia y el ritmo de pelea. Fue un primer round de mucho estudio, pero con ligera ventaja para el peleador ucraniano.

En el segundo asalto, Usyk comenzó igual con su jab de derecha, pero pronto Gassiev reaccionó con duras combinaciones al cuerpo. A pesar de esta riposta, Usyk se mantiene firme con su plan de pelea, de marcar y mantener a la distancia al ruso.

Gassiev trata de romper el ritmo de Usyk en el tercer asalto, pero este se mantiene fiel a su plan de pelea, boxeando y marcando su distancia. Usyk bailotea alrededor de Gassiev, trata de desconcertar, soltando combinaciones de poder que no hacen mucho daño.

En el cuarto asalto, Usyk sigue punteando con su jab de derecha, moviéndose en sentido contrario a la derecha de poder de Gassiev. El round parecía repetición de los anteriores, pero una derecha de Gassiev al mentón de Usyk, al final del asalto, lo pone en malas condiciones, obligándolo a amarrar, pero fue salvado por la campana.

En el quinto round, Gassiev inicia más agresivo, buscando la pelea en corto para conectar sus golpes de poder. Pero Usyl nuevamente hace un buen trabajo con su jab y desplazamiento para mantenerse al frente de la pelea.

En el sexto, ambos peleadores salen más agresivos. Pero las combinaciones rápidas y certeras de Usyk lo ponen en ventaja. El ucraniano luce grande boxeando y desplazándose para evitar los bombazos de poder de Gassiev, quien sigue sin mantener un consistente ritmo de golpeo para hacerle daño a su rival.

En el séptimo, se mantiene la buena ofensiva de Usyk, esta vez con los pies más asentados en busca de golpes de más poder. Gassiev golpea a los bajos de Usyk, y el juez estadounidense Celestino Ruiz nuevamente le llama la atención al peleador ruso. Gassiev suelta derechas potentes en el último minuto del combate que hacen llenar de esperanza a los aficionados locales, pero el ucraniano se mantiene firme boxeando.

Usyk se mantiene firme boxeando y desplazándose en el octavo round, mientras Gassiev sigue como el cazador que no logra capturar a su presa.

A pesar que Gassiev está lanzando peligrosos golpes de poder, Usyk se mantiene boxeando y desplazándose con velocidad. Sus rápidas combinaciones no parecen hacer mucho daño, pero frenan al campeón ruso, que se ha visto superado en boxeo.

En el décimo, Usyk aumenta su eficacia en el golpeo y le está dando paliza a Gassiev que lanza duras manos, pero no con la frecuencia necesaria como para hacer un real daño a la humanidad del ucraniano. Usyk se mantiene en un alto nivel técnico, en una noche de gran calidad, y motivado por el respaldo de su compatriota y amigo Vasyl Lomachenko, sentado en primera fila.

A la mitad del round 11, Gassiev somete con duras derechas a Usyk, quien responde boxeando y superando ampliamente en cantidad de golpes a Gassiev.

En el round 12 final, Gassiev salta al ring en busca de golpes de poder que le permitan conseguir el milagro de la victoria, pero Usyk se mantiene firme, boxeando y sometiendo al peleador ruso. La velocidad de Usyk aún es alucinante. La frecuencia de golpeo de Usyk es altísima en comparación a lo lanzado por Gasiev, quien en todo es frenado por el peleador ucraniano, quien retrocediendo no deja de conectar sus certeras combinaciones. Y para deleite de los aficionados, hizo movimientos de piernas, similar a los de Muhammad Ali, para cerrar su genial performance sobre el cuadrilátero.

Al final, la victoria de Usyk fue indiscutible, con tarjetas de 120-108, 119-109 y 119-109 que nadie cuestionó. Luego de este importantísimo resultado, Usyk elevó su record a 15-0, con 11 nocauts, mientras que Gassiev perdió su invicto, dejando su palmarés en 26-1, con 19 nocauts.

En el principal combate de respaldo de esta cartelera, el excampeón mundial Mairis Briedis dominó de principio a final al francés Brandon Deslaurier, en un duelo también pactado en la división de los cruceros.

Briedis era el Campeón Crucero del CMB, hasta que fue derrotado por Usyk en un combate realizado en enero pasado en Riga, Latvia. Pero este sábado, Briedis dominó de principio a fin a Deslaurier, ganando ampliamente en las tres tarjetas de los jueces, con idénticas ventajas de 100-90. Con esta victoria, Briedis mejoró su record a 24-1, con 18 nocauts, mientras que Deslaurier cayó a 11-2-1, con 10 nocauts.

BRAEKHUS DOMINÓ POR PUNTOS A SAGAYDAKOVSKAYA
La indiscutible campeona mundial welter de la AMB, CMB, OMB y FIB, la noruega-colombiana Cecilia Braekhus, expuso una vez más sus coronas y lo hizo con éxito, al derrotar por decisión unánime en 10 rounds a la retadora de turno, la rusa Inna Sagaydakovskaya, en uno de los combates principales de una cartelera desarrollada este sábado en el Estadio Olímpico, de Moscú, Rusia.

Braekhus dominó las acciones de principio a fin, superando a la contendiente con menos experiencia en diez rounds para una fácil victoria por decisión unánime. Los puntajes nunca fueron anunciados por los jueces, pero a Braekhus se le acreditó una decisión unánime.

Sagaydakovskaya trató en todo momento de presionar y conseguir ventaja en el ring, pero la veterana en Braekhus tenía pocos problemas para dominar, en vista que le conectó golpes con contundencia durante toda la pelea.

A medida que la competencia se desarrollaba en la segunda mitad, Sagaydakovskaya se estaba desvaneciendo con cada round que pasaba y recibiendo ganchos duros que estremecieron su humanidad. Braekhus tuvo en Sagaydakovskaya reales en los últimos treinta segundos del combate, pero la retadora rusa sobrevivió hasta el final del combate.

Con este resultado, Braekhus mejoró su record a 34-0, 9 nocauts, mientras que Sagaydakovskaya vio caer su palmarés a 7-1, 3 nocauts.

CHUDINOV DERROTÓ EN CONTROVERSIAL DECISIÓN A MOHAMMEDI
El excampeón mundial ruso Fedor Chudinov, defendió por segunda ocasión su título supermediano internacional de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), al derrotar en una controversial decisión dividida al contendor francés, Nadjib Mohammedi, en una atracción especial del Usyk-Gassiev.

Mohammedi debió haber experimentado un mejor retorno a la división de los supermedianos, después de varias presentaciones en peso semipesado. Sin embargo, fue víctima de una controversial decisión dividida en contra, que enfureció a los aficionados presentes en la Arena del Estadio Olímpico de Moscú.

Ambos peleadores se perdieron mucho al principio, pero luego el francés finalmente encontró su distancia, punteando certeramente con su jab, uppercuts izquierdos y ganchos duros.

Desde el tercero al quinto asalto, Mohammedi experimentado una mejor labor. En la mitad de la pelea, se produjo la reacción de Chudinov, pero el francés reaccionó en la recta final, en lo que parecía suficiente para anotarse una victoria vía decisión en 12 rounds de acción, porque el mismo peleador ruso se veía vencido.

Sin embargo, dos jueces anotaron 115-113 y 116-112 para Chudinov, mientras que sólo uno de los laterales vio vencedor a Mohammedi 118-111. Lo llamativo es que el juez ruso Yuri Koptsev vio ganador a Mohammedi, mientras que los otros dos, extranjeros por cierto, vieron vencedor al peleador local.

Al momento de conocer el resultado, la multitud abucheó intensamente al recientemente coronado campeón internacional de la AMB de 168 libras y animó ampliamente a Mohammedi. Con este resultado, Chudinov elevó su record a 18-2, 12 nocauts, mientras que Mohammedi cayó a 40-6, con 23 nocauts.

En esta misma cartelera, el supermediano Vladimir Shishkin (7-0, 4 nocauts) noqueó en el quinto asalto a Gasan Gasanov (15-7-1, 12 nocauts), el peso mediano ruso Magomed Madiev (11-0-1, 4 nocauts) empató en 10 rounds con el argentino Guido Nicolas Pitto (25-5-2, 8 nocauts), en un duelo que estaban en juego los títulos Internacional FIB y Asia-AMB, en peso mediano.

El peso pesado Shigabudin Aliev se movió a 3-0, 3 KOs, el enviar cuatro veces a la lona a Irakli Gvinianidze (10-9, 9 KOs), a quien noqueó a los 2:23 minuto del segundo round, el superwelter Sergey Vorobiev (7-0, 6 nocauts) se impuso por decisión dividida en 10 rounds a Konstantin Ponomarev (34-1, 13 nocauts), mientras que el superwelter Serhii Bohachuk (10-0, 10 nocauts) se impuso por la vía rápida a Nikolozi Gviniashvili (19-12-4, 15 nocauts).

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *