Inicio BOXEO MUNDIAL Mauricio Sulaimán: Nocaut al bullying y a la discriminación

Mauricio Sulaimán: Nocaut al bullying y a la discriminación

81
0
Compartir

El papa Francisco se dio cuenta que el problema que vivió en su país es realmente el mismo en todo el mundo, y pidió a sus fieles compañeros de vida dar inicio a Scholas Ocurrentes Mundial

Mauricio Sulaimán: Nocaut al bullying y a la discriminación
Scholas Ocurrentes es la fundación pontificia, no religiosa, que hace más de 20 años, Jorge Mario Bergoglio, hoy el Santo Padre, inició con sus dos entrañables amigos, el teólogo José María del Corral y Enrique Palmeyro.

Scholas nació con la intención de reunir jóvenes de diversas religiones, sectores económicos y comunidades, para que entre ellos se determine los temas de complejidad que afectan a la ciudadanía, y de ese proceso sacar propuestas para buscar atender las problemáticas.

Fue tal el éxito logrado en Argentina, que de Scholas salió el sistema educativo de la actualidad de dicho país. Al poco tiempo de encontrarse en el Vaticano, el papa Francisco se dio cuenta que el problema que vivió en su país es realmente el mismo en todo el mundo, y fue entonces que pidió a sus fieles compañeros de vida dar inicio a Scholas Ocurrentes Mundial.

El destino llevó a mi hermano Héctor a tener un encuentro con su amigo Román Rodríguez , para así ser recomendado como candidato para presidir Scholas México.

Este proceso de poco más de tres años ha sido gratificante, ya que una enorme cantidad de personas, instituciones públicas y privadas, atletas, artistas y voluntarios se han sumado con ejemplar entrega y pasión para servir a las diversas causas con las actividades y activaciones de los programas: Ciudadanía, BoxVal, FutVal y Scholas Arts.

Este pasado miércoles 30 de mayo se dio un encuentro mágico durante una de las sesiones de Scholas Ciudadanía en el velódromo del CNAR, en la Ciudad de México, ya que repentinamente y ante la gran sorpresa de los 300 jóvenes participantes, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, arribó para participar en las dinámicas del día.

Escuchó de las dos comisiones creadas los diversos comentarios, en específico, y los temas de preocupación fueron: discriminaciónbullying y sistema educativo, y también la comisión de arte dio una explicación emotiva del mural que pintaron en esta experiencia.

El Presidente se vio relajado, y le habló a los jóvenes con gran sensibilidad y empatía; se vio feliz, como si hubiera regresado al pasado a los días de estudiantes.

Cerró el acto con una impresionante sencillez tomándose selfies con todos y cada uno de los asistentes en grupos e individualmente.

Platicó Peña Nieto con Héctor Sulaimán para saber qué sigue para Scholas, y con gran interés exhortó a mi hermano a seguir como líder de esta iniciativa. Esta visita de un Presidente de un país marca una nueva dimensión para Scholas Ocurrentes.

Miles de vidas has sido tocadas con efecto multiplicador, y con la ilusión de saber que hay una gran vida para todos quienes logren encontrar el camino, y para eso existe Scholas.

Para mí en especial esta experiencia me marcó, me causó mucho interés todo lo referente a la discriminación, y las consecuencias que los actos de practicarla tiene ante el individuo y la colectividad.

El famoso bullying, ese fenómeno social que tanto daño causa y que evoluciona como el más temible virus, pues muta conforme a las circunstancias del momento.

Ahora el bullying cibernético es el que causa mayores daños. Este fenómeno no es ajeno a nadie. Yo soy víctima del bullying, y seguramente quien está leyendo esta columna, o sea tú, también lo eres.

He leído mensajes en Twitter e Instagram, ataques sistemáticos de un grupo de cobardes, que se esconden en el anonimato.

Mensajes que mis hijos y familia leen en las redes. ¿Qué hacer ante esto? Reír y tener compasión por esos individuos que descargan toda su ira, amargura y frustración de ser perdedores, y no soportar el éxito de quien trabaja. Imagino lo que es un día de esos bullies, y los padecimientos que traen cargando.

Entonces sonrío y disfruto cada vez más el trabajo y el día a día de mi vida. Siempre he sido de buen comer y un día mi mejor amigo de primaria, Tito, se rió cuando mi gran amigo José Cantoral me dijo: ¡elefantito!.

Me salió el Carlos Zárate que traía por dentro, y ¡ay, caray! Después fuimos grandes amigos. Antes de que alguien más siquiera considerara decirme gordo, me dedique a ser el mejor en beisbol, y también un gran portero con la inspiración de mi ídolo Miguel Marín.

La discriminación y el bullying son como el alcoholismo, no distinguen edad, género, ni nivel económico.

Es urgente que entendamos su existencia y actuar para combatirlos. Desde casa con los hijos, con los amigos, en el trabajo y en la sociedad. Ponte de pie y haz algo, no seas pasivo. No a la discriminación, no al bullying.

ANÉCDOTA DE HOY

Mi papá experimentó de manera directa e indirectamente la discriminación, desde sus viajes por EU en autobuses Greyhound, hasta las prácticas inhumanas en el boxeo en Sudáfrica.

Don José, inspirado en sus vivencias y en los actos heroicos de Muhammad Ali, tomó la lucha contra este mal y abuso de poder como su bandera por el resto de su vida.

Luchó por la igualdad humana y la inclusión. Al expulsar a Sudáfrica del boxeo mundial, otros como el tenis con Arthur Ashe, y eventualmente todos los deportes se unieron para combatir el apartheid.

En 1985, mi papá recibió, de manos del secretario general, Javier Pérez de Cuéllar, en la asamblea general de las Naciones Unidas en Nueva York, un reconocimiento por su lucha y liderazgo contra la discriminación.

Finalmente, en 1988, cuando el Presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela, inauguró la convención anual del Consejo Mundial de Boxeo en Johannesburgo, ante la gran satisfacción de mi querido papá.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here