Inicio BOXEO MUNDIAL Guillermo ‘Vampiro’ Herrera, Guerreros de Zamora lo mandó a la muerte

Guillermo ‘Vampiro’ Herrera, Guerreros de Zamora lo mandó a la muerte

174
0
Compartir

La carrera de Guillermo ‘Vampiro’ Herrera terminó en su segunda visita a Canadá, a donde Ismael Vicente Camberos lo mandó a pelear con récord falso que le fabricó en Zamora, Michoacán y tras combatir el 12 de abril del 2016 ante Shakeel Phinn por poco pierde la vida.

Herrera sufrió la ruptura de un vaso sanguíneo en el cerebro durante su combate en el Fairmont Royal York Hotel.

Durante su estancia en el hospital los dolores de cabeza eran constantes, el hormigueo en su pierna izquierda fue una mejoría pues antes de eso no sentía nada.

Su estadía en el Hospital St. Michael no la estaba cubriendo el promotor, pues no le habían comprado un seguro de gastos médicos como no lo hacen con ningún peleador profesional y están indefensos ante una lesión grave pues la Comisión de Atletismo de Ontario no exige que los promotores aseguren a los combatientes individuales por lo cual el boxeo profesional no tiene garantías.

La Ley de Control de Atletismo de Ontario requiere que los promotores compren un seguro de responsabilidad civil por valor de al menos $ 2 millones que cubra “posibles lesiones sufridas por miembros del público u oficiales o daños a la propiedad”, pero no a los propios combatientes quienes no tienen seguro obligatorio para los combatientes.

Aunque para los boxeadores aficionados locales, pagar una cuota de membresía a Boxing Ontario proporciona un seguro en todos los casos sancionado por esa organización. Los promotores son libres de asegurar combatientes por sí mismos.

A Herrera, su manejador Ismael Vicente Camberos le dijo que el seguro de viaje que venía con su boleto de avión cubriría su atención médica. Lo cierto es que el concertador de encuentros Jim Gentle dice que el seguro es responsabilidad del luchador.

“No hay ninguna disposición para que un luchador tenga que traer su propio seguro”, dice. “Es una decisión personal en nombre del atleta”.

Herrera dice que su pelea a ocho asaltos en el evento Shaw le pagó $ 4,000, cuadruplica el pago de una pelea similar en México.

A la mitad del octavo asalto, Phinn ya había derribado a Herrera dos veces, cuando Herrera se arrodilló y el árbitro detuvo la pelea. Herrera se dirigió a su esquina, se sentó en su taburete y respondió preguntas de sus segundos, luego perdió el conocimiento.

Cornerman Noel Mejía contempló abofetear a Herrera para ver si se despertaba, pero Rey Morales, también en la esquina, lo detuvo. En cambio, los dos buscaron ayuda médica.

“Tenía miedo”, dice Mejía. “Rey gritó por el médico y el médico no estaba allí”.

Morales y Mejía dicen que esperaron entre cinco y 10 minutos para que llegara un médico mientras Herrera yacía inconsciente. Un portavoz de la comisión confirmó por correo electrónico que los dos doctores de la comisión siguieron el protocolo para dirigirse a los camerinos cuando Herrera no pareció lesionarse inmediatamente después de la pelea.

Los boxeadores traídos de México, dicen que los boxeadores que sufren golpes de gracia a menudo son examinados por los médicos justo después de la campana final. Él se pregunta por qué no sucedió esta vez. “Los boxeadores asumen un riesgo, pero todo depende”, dice Morales. “Sabes que puedes lastimarte, pero sabes que va a haber un médico allí mismo”. Si le dicen que quizás no haya un médico allí, puede pensarlo dos veces antes de asumir el riesgo”. Morales dice que un médico se apresuró a evaluar a Herrera y rápidamente ordenó que lo enviaran a St. Michael’s. Las pruebas revelaron un vaso sanguíneo roto en su cerebro, dice Morales, un nativo de la Ciudad de México que ha servido como traductor y ayudante de Herrera. Herrera hablaba con claridad y podía usar sus brazos, su pierna izquierda permanece. El personal lo bañaba.

Herrera dice que no se había dado cuenta de que estaba luchando bajo su propio riesgo. “Entramos al ring sin saber si saldremos en buena forma”. Herrera dice. “Debería haber un seguro porque estamos arriesgando nuestras vidas. Somos seres humanos No somos animales”.

Después de esa pesadilla, Herrera regresó a México, pero nunca más volverá a pelear, su carrera terminó ese día en el ring de Ontario, su manejador lo mandó a la muerte, pero aunque perdió la pelea, logró vencerla.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here