Historico

SALVADOR SÁNCHEZ NO HA MUERTO, VIVE EN EL OLIMPO DE LOS DIOSES DEL BOXEO

By

on

 

homenaje.0 1} homenaje homenaje03 homenaje07 homenaje08 homenaje09 homenaje 10 homenaje 12

Wbcboxing.com/México

Nadie se imaginó que aquella madrugada del 12 de agosto de 1982, en aquel automóvil marca Porche que se había estrellado contra la caja de un trailer, era del campeón mundial pluma Salvador Sánchez. Se dirigía a Querétaro, pero su destino estaba marcado por la muerte.

Este hombre había dejado huella en el boxeo mundial. La información de su fallecimiento recorrió el globo terráqueo. El boxeador que había puesto en su sitio al imbatible puertorriqueño Wilfredo Gómez, del que decían que era el “verdugo” de los mexicanos iniciaba su mito.


Esa noche del 21 de agosto de 1981, se había consagrado. Vapuleó y golpeó a placer a un Wilfredo indefenso que nadie lo podía creer, los ojos de todos los puertorriqueños parecía que lo que estaban viendo era un sueño, un sueño que era realidad al ver a su ídolo en la lona, humillado, de rostro desfigurado, inerme y aceptando que los puños del mexicano le pegaran a placer.

Ya no era necesaria esa golpiza. Wilfredo había cometido el pecado de subir a peso pluma y era inútil continuar, en el octavo round, Salvador había marcado la supremacía de un gran campeón. El réferi Carlos Padilla intervino y casi todo el Caesar´s Palace, de Las Vegas, estalló en júbilo.

Había nacido una nueva estrella: Salvador Sánchez convenció, se consolidó y vengó con ese triunfo a los mexicanos que habían quedado en los guantes del puertorriqueño.

Su luz ya no pudo brillar por mucho tiempo. Hizo tres peleas más antes de perecer, la última fue contra el ghanés Azumah Nelson el 21 de julio de 1982. Unos días después su nombre sólo quedó en el recuerdo que ha perdurado por 31 años y su record quedó estancado con 44 peleas, 32 nocauts, una derrota y un empate con 23 años de vida y su tierra que lo vio nacer, Santiago Tiaguistenco, que apareció en el mapa mundial, le rinde tributo cada año.

Sus puños abrieron el sendero del triunfo y fama esa noche del 21 de junio de 1980, al apoderarse del campeonato pluma venciendo a Danny “Coloradito” López.

Desde ese día apareció un lucero, pero unos meses después su historia sólo dio inicio al mito… ¿Qué hubiera hecho en los cuadriláteros si hubiera vivido más años? Una pregunta sin respuesta y una luz que se apagó…


You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply