Noticias del Día

OTRO MEXICANO QUE MUERDE EL POLVO ANTE EL SUPERCAMPEÓN OMAR NARVÁEZ

By

on

Narvaez

 

Juan E. Brignone, editor@notifight.com, y Nicolás Samuilov, nsamuilov@notifight.com, en Ringside

El súper campeón mundial supermosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), el chubutense Omar “El Huracán” Narváez, se impuso sobre el mexicano Felipe “Gallito” Orucuta, por puntos, en fallo dividido, tras doce asaltos, y así defendió por séptima ocasión su corona, en el combate estelar de la velada desarrollada en la noche del sábado en el estadio Luna Park de Buenos Aires, Argentina.

Narváez, que fuera récordman argentino al totalizar 16 defensas exitosas de su título mundial mosca OMB, exponía por séptima vez el cinturón supermosca que conquistó en mayo de 2010, y hacía su combate mundialista N° 26 (queda con marca 24-1-1 en peleas titulares), logró resolver el peligroso desafío que significaba Orucuta, actual N° 1 del ranking mundial supermosca OMB, que a pesar que hacía su debut mundialista diez años es más joven, once centímetros más alto y llegaba con nueve nocauts en fila.

Las tarjetas de dos jueces expresaron la diferencia exhibida, al decretar: William Lerch (Estados Unidos) 118-110 para Orucuta, Roark Young (Estados Unidos),115-113 para Narváez, y José Roberto Torres (Puerto Rico) 115-113 para Narváez. Para NotiFight.com, la victoria fue de Narváez por 116-112.

La velocidad de traslación de Narváez posibilitó que el argentino evadiera el fuerte poder que prometía el visitante y de esta manera, deja en el camino uno de sus escollos más peligrosos, y continua reinando tras once años ininterrumpidos.

Una vez más, fue decisiva la capacidad defensiva que exhibió el argentino, para dejar fuera de alcance al mexicano. Cabe destacar que en todo momento, Orucuta insistió con el ataque, pero muchas veces quedaba frustrado por el chubutense.

Luego de un inicio de estudio, Narváez acortó la distancia y presionó con su izquierda cruzada a la mandíbula, para luego salir con pasos laterales. Siempre más rápido en el segundo, el campeón anticipaba los desplazamientos y taladraba con su izquierda recta y cruzada al mentón de un Orucuta algo tenso, que no se soltaba. Recién segundos más tarde, el retador acortó y lanzó su derecha cruzada a la mandíbula, pero no llegó plena producto de los clásicos movimientos del chubutense, que encima seguía tocando con su izquierda.

Con el mexicano avanzando en el tercero, “El Huracán” lo frenó con su izquierda cruzada al mentón. Pero un “Gallito” más suelo fue al frente y acertó su cross diestro a la mejilla. Sin embargo, tras eludir los envíos, el campeón descargó un contundente boleado zurdo que frenó en seco al azteca. Y antes del descanso, entró y salió haciendo gala de su cintura, y comandando con esa punzante izquierda cruzada o recta al mentón. Con Orucuta dando el paso al frente en el cuarto, cada envío terminaba en la guardia del nacido en Trelew. Como si fuera poco, Narváez lo frenaba con su jab diestro y su cross zurdo a la zona alta. Sin embargo, el “Gallito” logró filtrar una derecha cruzada por adentro al mentón, que tras asimilada por el local, que a su vez respondió con su izquierda cruzada.

Con ambos intercambiando al comenzar el quinto, Orucuta buscaba cortar el ring para trabajar en la corta con sus cross y ascendentes. Pero Narváez salía siempre con rápidos pasos laterales, tocando con su izquierda y derecha cruzada a la mejilla, y provocando un corte en la ceja derecha del retador. Con el mexicano buscando y acertando en la corta su cross diestro en el sexto, el chubutense apeló a toda su velocidad para hacerlo fallar y frenarlo con sus punzantes izquierdas cruzadas al mentón y curvas a las costillas. Y más allá de la altura del visitante, Narváez se metió abajo y llegó claro con sus izquierdas ascendentes y cruzadas al mentón.

Anticipando cada vez que avanzaba y dando una clase de bloque en el séptimo, el campeón comenzaba a frustrar al mexicano. Como si fuera poco, salía siempre ganador en cada cruce impactando su izquierda cruzada y en gancho sobre el corte en la ceja derecha rival y recta al mentón. Con la misma tónica en el octavo, y un Orucuta que además metía el codo, el chubutense utilizaba toda su velocidad para eludirlo y soltar su jab diestro y su cross zurdo arriba. Pero el “Gallito” acortó, conectó su uppercut diestro por duplicado al mentón y una derecha cruzada a la mandíbula, y su gancho zurdo -casi en la espalda-, que desgastaba.

Orucuta salió tirando en el noveno, con su derecha y cruzada al cuerpo, hasta que tras meter una vez más su codo, el árbitro estadounidense Samuel Viruet lo apercibió. Luego de que el visitante impactara su derecha cruzada al rostro, “El Huracán” respondió con su punzante cross zurdo justo sobre la herida rival, abriendo aún más el corte y comandando un pleito que se calentaba cada vez más. Con el retador presionando con su cross diestro arriba en el décimo, Narváez retrocedió y desde las cuerdas soltó su izquierda y derecha cruzada a la mandíbula. Pero Orucuta lo llevó nuevamente hacia atrás y conectó su gancho diestro a la mejilla de un chubutense que se las ingenió para encontrar el ángulo y llegar con su izquierda arriba. No obstante, el “Gallito” impactó un potente gancho zurdo a la zona blanda de un local que acusó marcado recibo y retrocedió, para luego recibir un cross diestro sobre su mejilla.

En un enfrentamiento de un excelso nivel, el undécimo, un ya enésimo golpe bajo del mexicano fue advertido por Viruet, que podría haber sido válido para descontar un punto. Y tras otra derecha por debajo del cinturón, todo el estadio reclamó, pero ni con eso llegó el descuento, solo otro apercibimiento. Orucuta, sin tanta precisión, pero con decisión, avanzó y acertó su derecha cruzada a la mejilla por duplicada, que si bien no lo conmovió, le servía para desgastarlo. Apoyado por todo el Luna Park, el campeón salió al duodécimo. Orucuta salió con decidido a cortarle el ring, siempre con su derecha cruzada larga al mentón como principal arma. En la corta, soltó su uppercut zurdo, pero el chubutense respondió con su izquierda boleada a la frente para frenarlo. Mientras el retador salía a jugarse lo que le quedaba, y llegaba con su derecha cruzada y curva al cuerpo, Narváez salía con pasos laterales, pero sin lanzar la cantidad de envíos que antes. Por eso, más allá de que al sonar la campana definitiva lo único que se escuchaba era el ensordecedor aliento del casi colmado estadio, todos los presentes aguardaban el resultado.

De esta forma, Narváez, de 37 años, que pesó 52 kg., retiene por séptima ocasión el cetro que conquistó el 15 de mayo de 2010, cuando luego de realizar 16 defensas exitosas de su cinturón mosca OMB y convertirse en récordman argentino, subió de división y venció en un amplio fallo unánime al nicaragüense Everth Briceño, en el mismo Luna Park. Tras ello, lo defendió en cuatro ocasiones, siempre en forma unánime. El 12 de febrero de 2011 ante el mexicano Víctor Zaleta, en Monte Hermoso, Buenos Aires; el 15 de abril sobre el puertorriqueño César Seda, en Bahía Blanca; y el 11 de junio contra el colombiano William Urina, en el Luna Park. Luego de subir de categoría, y caer en decisión unánime y ceder su invicto ante el filipino Nonito Donaire, a quien no logró destronar de sus títulos mundiales gallo de la OMB y el Consejo Mundial de Boxeo (WBC), el 22 de octubre de 2010 en el Theatre del Madison Square Garden de Nueva York, volvió a defender su corona supermosca sobre el mexicano José Cabrera, con otro fallo unánime, el 21 de abril de 2012 en San Juan. El pasado 20 de octubre, dio cuenta del mexicano José “Laberinto” García, por nocaut en técnico en el undécimo otra vez en el Luna Park, previo a que el 15 de diciembre brindara una lección de boxeo para vencer unánimemente al puertorriqueño David Quijano en San Miguel de Tucumán. Así, aumenta su marca a 39 victorias (20 KOs), 1 derrota y 2 empates. En tanto Orucuta, de 27 años, que registró 52,050 kg., y llegaba como Nº 1 en el ranking OMB de la división, que luego de ceder su invicto en una controvertida decisión ante el mexicano Daniel Rosas el 16 de diciembre de 2010, llevaba nueve nocauts en fila ante rivales como el argentino Julio “Chupete” Ler, sus compatriotas Jesús Vázquez, Roberto Castañeda y Julio César “Pingo” Miranda -ex campeón mundial mosca-, y el filipino Fernando Lumacad, a quien liquidó en un asalto el pasado 26 de enero en Morelia, desmejora a 27 triunfos (23 KOs) y 2 reveses.

En un excitante y fugaz combate de semifondo, desarrollado en categoría superwelter, el ex capitán de la selección argentina amateur, el invicto bonaerense Brian Castaño (68,200 kg. y 4-0, 3 KOs) destruyó al ex campeón latino bonaerense radicado en Córdoba, César Vélez (66,750 kg. y 12-4-1, 5 KOs), por nocaut técnico en el segundo asalto.

De entrada, Vélez salió con todo a llevárselo por delante y contra las cuerdas, donde presionó con sus derechas e izquierdas a la zona alta. Con paso laterales y su jab zurdo, Castaño lo frenó para luego descargar una seguidilla de veloces izquierdas y derechas cruzadas al mentón, que llegaron todas con precisión. Con el ímpetu de ir al frente, Vélez avanzó y con su cabeza, cortó al invicto bonaerense.

Más allá de que el cordobés por adopción intentó llevárselo por delante al comenzar el segundo, la depurada línea técnica y velocidad del nacido en Isidro Casanova hace 23 años hizo que cada intento quedara en el aire. Y luego lo sufriría. Porque el prospecto nacional avanzó a pie firme y lo sometió con un sinnúmero de combinaciones a las zonas blandas con sus ganchos y al rostro con sus cross, que dejaron sentido a su rival. Sin darle respiro, Castaño lo llevó contra las cuerdas y lo taladró con dos tan rápidas como contundentes seguidillas de izquierdas y derecha cruzada a la mandíbula, sumado a un gancho zurdo a la zona hepática, con que lo envió al suelo. Sentido, Vélez se puso de pie. Pero no estaba en condiciones. Todo lo contrario. Y mientras un lento e indeciso árbitro Jorge Basile no hacía nada para detener un combate que ya no tenía razón de ser, Castaño salió como una tromba. Lo puso nuevamente contra las cuerdas y descargó incontables derechas e izquierdas cruzadas al rostro y en gancho al cuerpo de un “noqueado de pie” Vélez, que no podía con su alma, hasta que finalmente, con la presión de todos los asistentes, y mientras el médico se lo pedía desde abajo, Basile se decidió a decretar el fuera de combate.

Así, Castaño, se mantiene invicto, y suma su cuarta victoria, tres por la vía rápida, en su estreno a diez asaltos y en su tercera presentación en el mítico escenario de Corrientes y Bouchard, con lo que se afirma como una de las máximas figuras de proyección mundial argentinas. No por nada, Top Rank, entre otras, lo tiene en la mira desde hace tiempo.

En el principal combate complementario, el campeón latino superligero OMB, el invicto chaqueño César “El Distinto” Cuenca (62,900 kg. y 45-0-0-2 sd, 2 KOs), actual N° 5 del ranking mundial superligero de la OMB y N° 8 del WBC, se impuso sobre el ex monarca latino rosarino Gustavo “El Terrible” Bermúdez (62,100 kg. y 16-9-2, 6 KOs), por puntos, en un amplio fallo unánime, tras diez asaltos, y así defendió por primera ocasión su corona, dentro de su tercer reinado.

Luego de medirlo unos instantes, Cuenca apeló a sus clásicos movimientos de piernas para entrar y salir a la corta distancia, donde conectó su punzante cross zurdo al mentón, con que lo hizo retroceder. A pesar de que Bermúdez llegó con su gancho zurdo a la zona hepática en el segundo, “El Distinto” le tomó los tiempos y con su izquierda firme cruzada a la mandíbula, lo hizo retroceder, para luego impactar con su gancho izquierdo a las costillas.

En el tercero, el chaqueño comenzó mejor una vez con su veloz izquierda en punta, “El Terrible” respondió en la corta distancia con su derecha cruzada y curva a la mandíbula. Luego de que ambos intercambiaran al comienzo del cuarto, el campeón anticipó los movimientos del rosarino y con su clásico cross zurdo al mentón llegó pleno.

La derecha cruzada a la mejilla lanzada por Bermúdez sorprendió al invicto al comenzar el quinto. Con ambos buscando en la corta, y las cabezas casi chocando, el chaqueño impactó su izquierda en cross, pero recibió la derecha cruzada a la mandíbula del rosarino que lo hizo dar un paso atrás. Mientas Cuenca se movía lateralmente pero se limitaba solo a soltar su jab, y Bermúdez buscaba con su derecha en cross al rostro en el sexto, el trámite mermaba. Pero “El Distinto” acortó las distancias y descargó una combinación de derecha e izquierda cruzada a la mandíbula, para luego seguir con su gancho zurdo a las costillas y su cross al mentón, antes de que chocaran las cabezas levemente sobre la campana.

Con la misma tónica en el séptimo, el zurdo chaqueño se limitó a tocar con izquierda en punta y salir, ante un rosarino que no lo encontraba. Movedizo en el octavo, el campeón entró y salió, para filtrar por enésima ocasión su jab diestro en punta y su izquierda cruzada o directa al mentón, sin conmoverlo, mientras el público pedía más acción.

Con ya una silbatina en el noveno, y el mismo trámite sobre el ring, el jab diestro de Cuenca penetraba el mentón rival, pero el chaqueño no lastimaba con su izquierda, que igual llegaba a la mandíbula. Sobre el final, ante un Bermúdez que casi no lo encontraba, “El Distinto” lo abrió con su jab, para luego combinar su directo zurdo al mentón. Y más allá de un atisbo de reacción del “Terrible” que llegó en forma de derecha cruzada a la mandíbula, Cuenca cerró dominando como siempre, pero en un combate que se hizo largo. Así, el chaqueño mantuvo su invicto y sumó un nuevo éxito. Pero a pesar de contar en primera fila del ringside con el presidente de la OMB, el puertorriqueño Francisco “Paco” Valcárcel, no terminó de convencer.

En otra atracción de la noche, en duelo revancha llevado a cabo en categoría crucero, el puntano Marcos “El Flaco” Ahumada (80,650 kg. y 10-1, 5 KOs) derrotó al campeón argentino crucero, el porteño radicado en Boulogne Sur Mer, Buenos Aires, Alejandro “Mojarra” Valori (81,050 kg. y 12-3, 9 KOs), que no exponía su corona, por nocaut en el cuarto round, y así se desquitó de lo ocurrido el pasado 16 de marzo, cuando Valori se levantó dos veces del suelo en el primer capítulo para quitarle el invicto por nocaut técnico en el cuarto, en Concordia, Entre Ríos.

Ahumada tomó el centro del ring de entrada, y ante un bonaerense con su guardia algo baja, anticipó los movimientos e hizo uso de su mayor alcance para impactar su derecha e izquierda cruzada, que llegaron plenas a la mandíbula. A pesar de que “Mojarra” buscó responder en el segundo, el puntano le cortó el ring, y con su gancho zurdo al estómago y zona hepática, con que lo fue desgastando. Pero “El Flaco” bajó el ritmo en el tercero, y permitió el avance de un Valori que con más decisión que precisión, presionó con su cross diestro a la mandíbula, y su gancho zurdo a la mejilla en la corta distancia.

Sin embargo, Ahumada reapareció en el cuarto. Luego de sorprenderlo con un uppercut zurdo, que hizo trastabillar a un monarca argentino mal parado, Ahumada lo fue llevando contra las cuerdas. Allí, a pesar de tomarse excesivas pausas, filtró su largo cross diestro al mentón, que fue mellando la resistencia rival. Y más allá de un atisbo de reacción de “Mojarra”, “El Flaco” se decidió, lo puso contra una esquina y castigó con un tan extraño como contundente envío, mezcla de directo y gancho zurdo que se metió de lleno en el hígado de un bonaerense que quedó sentido, y escupió su protector bucal, mientras el árbitro Mario González llevaba la cuenta a diez.

En otros resultados de la noche, en división mediano, el cordobés Luis “El Pony” Garay (72,100 kg. y 8-2, 1 KO) superó al invicto por entonces invicto porteño Nicolás Martínez (72,450 kg. y 4-1-1), por puntos, en un ajustado fallo unánime, tras cuatro capítulos.

Las tarjetas de los jueces, Hugo Vainesman, Arturo Villegas , y Luis Doffi coincidieron en 39-38 ½. Tras un primer episodio equilibrado, con ambos intercambiando, Garay dominó el segundo producto de sus derechas cruzadas al rostro. En el tercero, Martínez ordenó su guardia y con su jab zurdo, lo mantuvo lejos para dominar levemente. Pero en el cuarto, nuevamente bajó su guardia. “El Pony” lo aprovechó y con su firme y certero cross y boleado diestro al mentón, hizo retroceder a quien llegaba como favorito. Por eso, al sonar la campana definitiva, el visitante se llevó la ajustada decisión.

Finalmente, la velada se completó con la victoria del invicto welter entrerriano Alejandro “La Furia” Ramírez (67,600 kg. y 3-0, 2 KOs), frente al formoseño Aldo “El Niño” Villalva (69,200 kg. y 4-1, 4 KOs), por nocaut técnico en el tercer episodio.

Ramírez arrinconó a Villalva sobre el final del primer asalto y lo envió a la lona con una fuerte combinación al cuerpo. Daniel Bogado realizó la cuenta de ocho segundos y luego la campana salvó al formoseño. En el segundo episodio, el referí eligió apresuradamente marcar una cuenta de pie a Villalva, que fue más beneficiosa para el formoseño que para “La Furia”, porque le permitió tomarse un descanso en el castigo. Hasta que en el tercer capítulo, el rincón de Villalva se apiadó y decidió terminar el pleito lanzando la toalla.


You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply