Nacional

PROPONE PROMOCIONES DEL PUEBLO FRENTE COMÚN PARA RESPETAR CONTRATOS EN EL BOXEO

By

on

 

Promociones del Pueblo

En días pasados se anunció la llegada del ex campeón mundial Giovanni Segura al equipo de HG Boxing; sin embargo Zanfer Promotions salió al paso, aclarando que el guerrerense firmó una extensión de contrato hasta 2013, por lo que en una iniciativa en contra de la piratería de peleadores, Promociones del Pueblo no incluirá en sus programas a Segura Aguilar, hasta quedar satisfechos con la aclaración del tema.

Muchas veces los manejadores y los propios peleadores llegan con el cuento de que “ya somos libres”, “mi contrato ya venció”, “ya no me siento a gusto en esa empresa”, “ya no quiero pelear con ellos”, “me ofrecieron tanto y me pagan muy poco”, “mi carrera se está estancando”, “no tengo la proyección que me prometieron” y un larga lista de argumentos para ganarse la confianza de promotores, quienes no deben creer en dimes y diretes, hasta aclarar la situación del boxeador en cuestión.

En las mismas circunstancias está el ex campeón Edgar Sosa, de quien se desconoce si tiene contrato vigente con Miguel Ángel “Ratón” González, con Boxeo de Gala o con Producciones Deportivas, y al parecer emigra a las filas de Zanfer. Por lo que primero se debe aclarar al cien por ciento su situación contractual antes de incluirlo en las carteleras.

Idéntica situación atraviesa el lagunero Roberto “Massa” Ortiz, de quien no se sabe a ciencia cierta quién posee los derechos para representarlo ¿Será KO Entertainment? ¿Jorge “Mapimí” Rodríguez? ¿Tal vez Guillermo Rocha? ¿Promociones del Pueblo? ¿Acaso Cancún Boxing? o ¿Golden Boy Promotions? En un claro ejemplo de civilidad Promociones del Pueblo, Cancún Boxing y Golden Boy Promotions llegaron a un acuerdo de no programarlo hasta que tal situación quede aclarada, lo que sin duda deja un precedente en cómo se debe actuar en estos casos.

 

ENTRENADORES HUMILDES, LOS MÁS PERJUDICADOS CON LA PIRATERÍA

Todos aquellos entrenadores que se pasan la vida entera en los gimnasios, forjando talentos y muchas veces sin recibir una compensación, con el único fin de convertir a ese muchacho al que le vieron cualidades, en el tan anhelado deseo de hacerlo campeón mundial y que “los saque de pobres”, pero ven frustrado su sueño con la aparición de vivales, de esos que se hacen llamar “representantes de boxeadores” que le prometen en cielo y las estrellas al peleador, siempre hablándole al oído, para arrancarlo de los brazos protectores de su mentor y firmarlo con las grandes promotoras, dejando fuera de la jugada y sin un solo centavo por la transacción a los entrenadores, quienes lo menos que merecen es que se les pague por su trabajo.

Ahora resulta que hay cientos de “representantes”, personajes como cantineros, religiosos, carniceros, mecánicos y hasta periodistas que cubren la fuente; que conocen un joven con cualidades, a quien convencen y se hacen su representante.

Queda en manos de los empresarios comprometidos y responsables erradicar este tipo de prácticas que tanto dañan una disciplina tan noble como el boxeo.

 


You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply