Destacados

“DE GOLDEN BOY A BAD BOY”LA METAMORFOSIS DE OSCAR DE LA HOYA

By

on

 

 

 

Isaac Guerra

 

De la humildad a la arrogancia; de la amistad a la divergencia, de la gratitud a la ingratitud, de la fidelidad a la traición, de la prudencia a la insolencia, de la justicia a la iniquidad, del apoyo al perjuicio. Pudiera seguir enumerado más términos, pero creo que con estos es suficiente para decir sin temor a equivocarme, que ha sido la transformación del jovencito Óscar de la Hoya que en Barcelona 1992 ganó la medalla de oro al Óscar de la Hoya promotor actual.

Sus triunfos en el terreno aficionado fueron por amor al deporte, buscando una salida a sus problemas que ya arrastraba, su mérito fue encaminarse a una disciplina que le dio los frutos necesarios para formar el nombre de ‘Golden Boy’.

La ilusión del pueblo estadunidense en el peleador estadunidense, no mexicano, pues nació en los Estados Unidos, fue mucha, los amigos comenzaron a llegar pues empezó a aparecer el dinero. Los miles de dólares a los millones.

 

La paternidad de Bob Arum

El mismo Ramiro González, reportero de La Opinión de Los Ángeles, sabe quién era el muchacho, al que le cubrió sus primeras notas, fue uno de los beneficiados, Eric Gómez, un amigo de la escuela y otros más dan cuenta de que era un muchacho humilde, al que el poder y el dinero cambiaron.

Cuando llegó Bob Arum y lo empezó a promover, sabía que Óscar tenía problemas y le tendió la mano, fue tal la ayuda y tan poderosa, de esa ayuda de las que no se paga con dinero, por eso le dio lo más preciado, su medalla de oro de Barcelona.

Qué tan agradecido no estaba que se atrevió a darle el metal que ganó en el ring para su país. Sinceramente los sabios consejos y la mano amiga de Bob hicieron que el ‘Golden Boy’ lo viera como el padre que nunca le dio el apoyo que necesitaba.

 

Los triunfos

Los triunfos y el dinero comenzaron a llegar para Óscar de la Hoya, que buscaba la manera de hacerlos redituables, un jovencito que nunca tuvo nada, hoy empezaba a tener a manos llenas, los consejos de invertir los tomó y empezó a crear su empresa.

 

Debajo del ring

A la par que iba ganando dinero, popularidad y poder, llegaron los excesos, los derroches, la vida desordenada que nadie se atrevía a publicar, no se sabe a ciencia cierta, pero se dice que los acuerdos comerciales con los medios de comunicación hacían que nada saliera a la luz pública.

Su inestabilidad emocional lo llevaron a tener relaciones en las cuales engendró hijos con diferentes mujeres, su hija Atiana Cecilia de la Hoya, fue producto de una relación con la ex Miss EU, Shanna Moakler.

Su primogénito es Jacobo de La Hoya que hoy en día cuenta con 9 años y tiene un hijo no reconocido de nombre Devon que igual que Atiana Cecilia, cuenta con 8 años de edad.

Fue hasta el 5 de octubre del 2001, cuando contrae matrimonio con Millie Corretjer con quien procrea dos hijos Óscar Gabriel y Nina Lauren Nenitte de la Hoya para sumar cinco hijos.

 

VESTIDO DE MUJER

Óscar parecía no tener límites, pues de pronto llegó al grado de probar sustancias prohibidas, estando internado en una clínica para adictos, pues sus desenfrenos eran tales que no le importó vestirse de mujer y ser fotografiado, imágenes que dieron la vuelta al mundo y siguen vigentes.

Por más que su equipo de trabajo en especial el de prensa intentó cubrir el hecho bochornoso, así como su adicción a las drogas, esto salió a la luz.

Su mujer lo dejó y su relación con la afición que lo encumbró fue decayendo.

 

EL ROMPIMIENTO CON BOB ARUM

La guerra contra Bob Arum la inició el mismo Óscar de la Hoya, éste le plantó una empresa para hacerle competencia, sus dirigentes comenzaban a hablarle al oído a peleadores que tenían relación con Top Rank.

Bob le puso un estate quieto cuando recién llegado a Estados Unidos, Manny Pacquiao para firmar con Óscar de la Hoya, alguien llegó por él y se lo llevó a la oficina de Top Rank y ahí le dio a entender que si quería guerra la iba a encontrar.

 

LA MEDALLA

No cabe duda que esa medalla que fue el pacto de padre e hijo literalmente hablando, símbolo de esa unión y amistad que no rompe nada, dejó de tener ese valor por parte de Óscar de la Hoya. Bob Arum sí se sintió lastimado, como el padre que se ve agraviado por la decepción de un hijo.

La frase de Bob Arum retumbó en toda la estructura del boxeo mundial. “Si tanto quería la medalla, ¿Por qué me la regaló?. No quiero nada de él, ahí la tiene”.

 

LA ACTUALIDAD

Óscar de la Hoya ha dicho que quiere recuperar el tiempo perdido, pero enfrente tiene una demanda pendiente con Tutico Zavala Jr, por haberse llevado a Saúl ‘Canelo’ Álvarez con él, para sacarle provecho al ser el consentido de la televisora mexicana.

La lógica se impone, habrá acuerdo por debajo de la mesa, no dictarán sentencia.

Hace poco fue desestimada una demanda que le presentó una mujer por violación en Nueva York.

La empresa HBO le quitó fechas por descubrir que hizo un pago muy pobre a un peleador estelar cuando él recibió cantidades mucho muy por encima de la pagada.

 

¿RACISMO?

Una de las cosas que no se ha tocado y que es una realidad, es que la empresa Golden Boy Promotions, ha dejado de manifiesto su antipatía para un sector de la prensa mexicana.

La información está disponible para los medios allegados, pero a los mexicanos es a los últimos a quienes les informan y si se realiza una crítica, de inmediato llega el reclamo.

 

EL BAD BOY

No cabe duda que las cosas han cambiado mucho en Óscar de la Hoya, del ‘Golden Boy’ de Barcelona 92, ahora sufrió la metamorfosis a ‘Bad Boy’.

 


You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply